LO QUE NO SE VE, EXISTE. LA ENFERMERA INVISIBLE.

“Lo esencial es invisible a los ojos”
Antoine de Saint-Exupery. El principito.

Estimado Señor Director:

La realidad de la atención sanitaria la componen, además de los médicos, un nutrido grupo de profesionales, todos igual o más importantes que estos. En este grupo se encuentran las enfermeras, las auxiliares de enfermería, los celadores, y más integrantes del equipo sanitario.

Somos conscientes que es mucho más fácil señalar al equipo médico pero en el caso particular de Teresa Romero, dadas las circunstancias en las que contrajo la enfermedad que amenazó su vida y las particularidades de la atención a los pacientes aislados por Virus Ébola (EVE), el 95% de las intervenciones en la habitación las realiza personal de enfermería. Porque para que una persona supere una enfermedad, además de diagnóstico y tratamiento farmacológico necesita cuidados (técnicas y procedimientos específicos de enfermería), apoyo psicológico, pruebas complementarias, alimentación, limpieza, etc. Esto no es una excepción de esta epidemia, sino que es la realidad de cualquier situación de aislamiento.

Por eso no nos parece de recibo que sólo comparezca en el momento de dar la noticia de la superación de la enfermedad la parte del equipo que solo asumió un 5% del riesgo. Y aunque no es la primera vez que se nos obvia, sí es la que más trascendencia tiene.

Las enfermeras de este país sentimos una profunda (y continua) falta de reconocimiento social, político y profesional. Nos sorprende que en este caso en particular su periódico no se haga eco de esta realidad y nos indigna que, en general, a la hora de hablar de atención sanitaria se contemple como un entramado al servicio de una única profesión. Es indignante que pase inadvertida la alta especificidad, cualificación y capacitación técnica de la enfermería española, más aún teniendo en cuenta la alta consideración que si tienen esta profesión fuera de nuestras fronteras. Aún ahora en muchas noticias de los medios de comunicación se refieren a las enfermeras como “ATS” siglas que encierran ese significado de ayuda, servilismo y falta de identidad propia que hemos superado hace ya más de 30 años, cuando los estudios básicos de nuestra profesión pasaron a ser impartidos en la universidad… pero eso es otra historia.

Sirva la presente como muestra de nuestro más sincero reconocimiento a todo el personal implicado en el cuidado de todos pacientes y usuarios de la sanidad y no sólo de Teresa Romero.

FDO. Una enfermera cualquiera.

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. La infanteria de la profesión: Enfermero/a que tiene que estar a turnos y trabajando hasta los (65) años. Los de A.P, haciendo de auxiliar del médico de turno, más de auxiliar de clinica con el material de curas sucio, y los pobres especialistas que son despreciados y maltratados por las direcciones de Enfermeria y RR/HH de los hospitales y comunidades autonomas. Están tán hasta.. ¡¡las narices!!.. de: mangantes, jeralfes,politicos, y vividores de la profesión que, practicamente han quedado en una anorexia social, laboral y profesional.
    Somos despreciados por: médicos, farmaceuticos, dentistas, podologos, fisioterapeutas, opticos, técnicos, auxiliares, celadores, limpiadoras etc etc. Pero el peor de todos los desprecios, es llevado a cabo por el propio compañero de la dirección de Enfermeria, y que se vende un día si y otro también por un miseable plato de lentejas de reconocimiento e importancia personal.
    Saludos
    Ministrante

  2. Enfermeros/as : Anorexia profesional, laboral y personal de toda la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *